Últimas noticias
Inicio / Opinión / Bienestar diverso

Bienestar diverso

Demasiadas responsabilidades en el día a día y muy poco tiempo para cuidar de nosotros mismos; cuidar nuestro bienestar emocional, físico y espiritual. No nos culpo, poco a poco nos hemos involucrado en un mundo que nos exige funcionar como si todos nos hubiésemos construido de la misma forma y que por consecuencia, funcionáramos de una manera específica y generalizada en este mundo tan diverso.

El hacernos funcionar de esta manera tan mecanizada nos limita a vivir de todo corazón y a entender el verdadero sentido de pertenencia y la empatía. Dichos limitantes se encuentran en cada comunidad a la que nos integramos, sea la familia, las amistades, la escuela o el trabajo.

«Necesitamos un lenguaje común que nos ayude a adquirir consciencia y a entender lo que estamos tratando, porque ambos factores son esenciales para vivir de todo corazón». |Brené Brown

Una nueva era, una nueva visión

Cada vez es más común que las empresas se preocupen por el bienestar de sus colaboradores. En otras eras, la prioridad de las empresas se limitaba únicamente a su producción. Actualmente, vivimos en una civilización que se enfrenta a más retos y acontecimientos que con el paso de los años han evolucionado. Como consecuencia, la realidad nos dicta a estar actualizados e informados de lo que ocurre en nuestro entorno.

Es por eso que en la actualidad es más común que las empresas tengan como prioridad el bienestar de sus colaboradores. Como bien dicen: o te actualizas o mueres; muere la manera de entender al mundo, tu espíritu, tu esencia, tu visión, el sentido de tu existencia, convirtiéndote en un ente que actúa de manera automatizada.

Mi trabajo me ha llevado a estar muy cerca de las personas, y ello me ha hecho conocer la diversidad de ideas, de patrones y también de comportamientos. Trabajar cerca de tantas personas en la búsqueda de su desarrollo integral no ha sido una tarea fácil, pues ello me ha hecho entender que para bienestar no existe una concepción genérica, ya que, además de estar construidos por elementos muy diversos, somos seres que experimentamos cambios constantes.

El creer que el bienestar es genérico, nos limita a experimentar la empatía, siendo un impedimento para relacionarnos y construir comunidades sanas.

Ir por el mundo con aquella creencia es uno de los factores generadores de agotamiento emocional, físico y espiritual.

Stephen Covey, autor del 8vo hábito “De la efectividad a la grandeza”, señala que habituarnos en una rutina con dicho desgaste provoca baja confianza, visión y valores no compartidos, desalineación e imposibilidad de facultamiento.

Vivir en esta rutina no sólo nos hace creer y crear un supuesto bienestar, sino que, nos mantiene en el margen, nos hace creer que merecemos o necesitamos vivir de una forma determinada sin margen de error.

Correo: fibarragil@gmail.com

Facebook. Fer Ibarra

Acerca de Carmina lopez

Líder de Prensa y Redacción en JSP medios. Comunicóloga, con maestría en Dirección de Mercadotecnia por la UNIVA Vallarta. Me apasiona la lectura, viajar y conversar.